Si tienes sueños locos ¡debes leer esto! aclarará muchas cosas.

El cerebro humano es el responsable de muchísimas creaciones complejas, pero hay algo que el no puede inventar: los rostros humanos.

Así que esos «extraños» que conoces en tus sueños, son en realidad rostros de personas que alguna vez has visto en la vida real pero ya la has olvidado, así como el señor que repartía el periódico por tu casa que lo veías por poco tiempo, o aquella chica que te atendió en un restaurante al que fuiste.

Las probabilidades de que hayas cerrado los ojos y tu cerebro haga un gran elenco de personas desconocidas jugando roles mientras tu simplemente ‘descansas’.

Excepto en casos extremos de trastornos psicológicos, todos los seres humanos soñamos.

De hecho, en un estudio reciente, los estudiantes que se despertaban al comienzo de cada sueño pero aún se les permitía sus ocho horas de sueño, todos experimentaron dificultades de concentración, irritabilidad, alucinaciones y signos de psicosis en un lapso de tres días (puede que esto sea la razón de la irritabilidad de los jóvenes cuando se les despierta temprano para ir al colegio o universidad.)

Cuando se les permitió llegar al sueño REM (movimiento ocular rápido), sus cerebros compensaban el tiempo perdido de sueño incrementando en porcentaje el tiempo que dormían en REM, ya que es aquí cuando realmente descansamos.

Los sueños son una ventana hacia lo subconsciente. Aunque en la mayoría de las veces son totalmente aleatorios, desorganizados, y olvidemos el 90 por ciento de ellos apenas a los 10 minutos de despertarnos. Muchas personas han obtenido inspiración gracias a sus sueños. Frankestein de Mary Shelly fue basado en un sueño que ella tuvo.

Incluso me atrevo a decir por mi propia experiencia, que los sueños pueden ayudar a resolver problemas de la vida cotidiana y matemáticos.