¿Cera en los oídos, para que sirven?

En el oído es un órgano que tiene la particularidad de limpiarse solo. Posee unas glándulas llamadas ceruminosas que producen cerumen. Esta sustancia no solo lubrica el conducto auditivo, sino que también lo mantiene limpio.

El oído cuenta con cilias, unos vellos muy particulares que al moverse hacia afuera van empujando todas las partículas extrañas. El cerumen junto con la producción de lubricante y la presencia de vello, protege nuestros oídos.

Cuando se generan cantidades excesivas de cerumen debe consultarse a un especialista, no debes usar o introducir ningún elemento dentro de tus oídos.

¿Por qué necesitamos la cera?

La cera en los oídos tiene dos funciones importantes. En primer lugar, contiene sustancias químicas especiales que combaten las infecciones que podrían dañar la piel del interior del canal auditivo.

En segundo lugar, actúa como un escudo entre el mundo exterior y el tímpano. Cuando el polvo, la suciedad y otras entran en el oído, la cera los atrapa, para que no puedan avanzar más.

Si eres de las personas que se lava regularmente el cabello eso es suficiente para mantener los oídos aseados. No es recomendable usar palillos de algodón, el dedo o cualquier cosa para eliminar la cera. El canal auditivo y el tímpano son muy delicados y puedes dañarlos o hacerlos sangrar intentando limpiarse la cera. Hurgar el oído también puede empujar y acumular la cera más adentro.