Centrales termoeléctrica y la protección ambiental.

En una central termoeléctrica, la producción de energía eléctrica se realiza a partir de la combustión de carbón. Este tipo de instalaciones se denominan centrales termoeléctricas convencionales para diferenciar las otras centrales termoeléctricas. Como las nucleares o la solares, generan electricidad también a través de ciclo termodinámico. Pero esta vez utilizando fuentes de energías diferentes de los combustibles fósiles y recurriendo a una tecnología muy avanzada. Mucho más reciente que la aplicada en las centrales termoeléctricas convencionales.


Funcionamiento.

Cualquiera que sea el combustible fósil utilizado, las centrales termoeléctricas funcionan según el mismo esquema básico. La diferencia vienen dadas por el peculiar tratamiento de cada uno de los combustibles que experimentan antes de ser inyectados en la caldera. Determinadas instalaciones como los quemadores de la caldera, varían dependiendo de dicho factor.

Uno de los elementos esenciales de una instalación termoeléctrica es el dispositivo donde se almacena el combustible. Se encuentra ubicado dentro del propio recinto. En las centrales de carbón, el mineral se tritura previamente y molinos que lo convierte en polvo muy fino. De manera que, la combustión resulte más fácil, desde el molino se envía la Caldera mediante chorros de aire precalentado.

La central en Milton dispone de instalaciones aptas para quemar indistintamente todo tipo de combustión fósil.

Cuando el gas, el carbón el fuel-oil a llegado a la caldera, los quemadores provocan su combustión. Como consecuencia, de la cual se genera la energía calorífica. esta energía transforma el agua que tramita por la vasta red de tubos que componen la caldera de vapor, a elevada temperatura. El vapor a gran presión penetrar la turbina integrada por tres cuerpos, unidos por un mismo eje.

Finalmente las paletas del cuerpo de baja presión son más grandes que las precedentes. Con esta gradación de tamaño es que aprovecha al máximo la fuerza de vapor. Puesto que éste va disminuyendo su presión poco a poco.

Antes de que el vapor penetra en la turbina y necesaria su deshumidificación. Si no se someterá a dicho proceso las diminutas gotas de agua que transportan en suspensión serían despedidas a gran velocidad contra los álabes, erosionando el mecanismo.


Protección del medio ambiente.

La emisión de residuos a la atmósfera y los proceso de combustión que se producen en las centrales termoeléctricas tiene una incidencia importante sobre el medio ambiente. Para tratar de aplacar los daños que estas plantas provocan en el entorno natural, se incorporan en las instalaciones diversos elementos y sistemas.

El problema de la contaminación es máximo en el caso de las centrales termoeléctricas convencionales que utilizan como combustible carbón. Enlace fueloil o gas, los niveles de producción son mucho menores, prácticamente inapreciables en la planta de gas. La combustión del carbón tiene como consecuencia de la emisión de partículas y ácidos de azufre.

Uno de los sistemas ideados para reducir el volumen es la construcción de chimeneas de gran altura. Estas que sirven para dispersar las partículas en las capas altas de la atmósfera. Por otra parte, el empleo de filtros electrostáticos y precipitaciones permiten la retención de estas partículas volátiles dentro de la propia central.

En diversos países se han puesto en marcha proyectos encaminados aprovechar estos residuos nocivos producidos por la combustión en las centrales termoeléctricas. Así mismo, el exceso térmico de estas plantas pueden servir para crear determinadas especies marinas cuyo desarrollo se beneficia del aumento de la temperatura de las aguas en las que se desarrollan.