La historia del Baychimo: El Barco Fantasma de Alaska

Un barco fue abandonado en las costas de Alaska en 1931 debido a que estaba atascado por el hielo, se pensó que se hundiría al terminar el invierno, pero el ‘barco fantasma’ fue visto varias veces a la deriva hasta su último avistamiento en 1969 en aguas árticas.

Alaska tiene una fascinante historia de barco fantasma que tomó lugar principalmente en el alto Ártico y fue visto en varias regiones de la costa norte del estado por un transcurso de 38 años hasta que se dejó de ver.

El Baychimo fue un barco de carga y pasajeros de 1.300 toneladas, operado por la famosa compañía Hudson’s Bay Trading Company.

Baychimo operó 11 años antes de haber sido abandonado en el año 1931, atascado en el hielo no muy lejos de Point Barrow. De acuerdo a la historia «Baychimo: Arctic Ghost Ship» de Anthony Dalton. El barco había viajado desde Vancouver para comerciar pieles con las comunidades a lo largo de la costa Beaufort Sea de Alaska.

Baychimo barco fantasma

Luego de tantos intentos para rescatar el barco de su intenso atascamiento, el Baychimo fue abandonado con el tiempo debido a la venida del invierno, con la que se pensó que el barco sería cubierto de más hielo y terminaría hundiéndose luego del invierno.

Pues precisamente eso nunca sucedió. En vez de eso, el inhabitado buque se alejó mar a dentro, y siguió navegando por casi cuatro décadas. Fue visto numerosas veces en muchas localidades, un misterioso, inhabitado barco a la deriva en el Océano Ártico, de alguna manera sobrevivía a los congelamientos y descongelamientos de los mares norteños.

El último avistamiento sucedió durante el paso del rompehielos de Manhattan en 1969 mientras viajaba por el Pasaje Noroeste y según los informes, fue visto por última vez en alta mar entre Point Barrow y Icy Cape.

No volvió a verse nunca más luego de esa vez, y probablemente el fantasma se haya rendido y se haya hundido al fondo marino en algún lugar de las aguas árticas. Dado los esporadicos avistamientos en los años anteriores ¿quién sabe a donde se haya hundido el buque?