Como arrancar el día con energía.

El regreso a la rutina, luego de unas largas vacaciones, puede hacerse algo difícil sobre todo cuando se tiene que madrugar de nuevo. Los cambios de horario y de temperaturas pueden provocar que se nos haga más pesado poner la alarma del despertador.

Según estudios sobre el sueño en niños y adolescentes indican que, los pequeños de 6 años necesitan entre nueve y 12 horas de sueños. Es decir, que si no ha tomado una siesta, necesita más horas de sueño por la noche.

Por otro lado, es fundamental mantener una correcta higiene del sueño para que el cuerpo sienta que esta descansado lo suficiente. Debemos acostumbrarnos a dormir siguiendo horarios fijos y tratar de mantenerlos. Incluso, durante el fin de semana. Dormir de 7 a 8 horas diarias e intentar siempre ser constante en una hora es fundamental para garantizar el sueño satisfactorio.

Técnica para los más pequeños.

Para que resulte más fácil conciliar el sueño, lo ideal es no utilicen ningún equipo eléctronico, tres horas antes de dormir. Esto se recomienda debido a que la luz azul de las pantallas hacen que segrega melatonina, una hormona que alienta el sueño.

Es importante que el lugar donde van a dormir esté oscuro, tranquilo y no sea tan caluroso. Además, los ritmos regulares y los horarios constantes para acostarse y levantarse ayudan perfectamente.

Así mismo, se explicó que, “la luz solar sincroniza el reloj interno y también suprime la segregación de melatonina”.

Haz estiramientos.

Para reajustar el cuerpo al levantarse, una buena práctica es estirar. Al hacer el estiramiento suave con poses de yoga ayudamos a revitalizar poco a poco nuestro cuerpo. Además, nos ayuda a centrar la mente evitando así, entumecimiento que nos suele acompañar cuando madrugamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *