Antes se creía que los humanos venían de otros miniaturas


En el pasado se creía que el esperma contenía personas en miniatura que crecían en humanos bien formados.

En esos tiempos donde no se conocía ninguna teoría que permitiera saber cómo era posible de que una mujer quedara embarazada, no era de menos pensar que los humanos crecían de humanos diminutos, y según las leyes mecánicas que se manejaba en esa época, esto no era imposible en lo absoluto. 
Por supuesto, ellos sabían que tenía que ver con relaciones sexuales: después del acto, la mujer quedaría embarazada y que lo único que el hombre le trasfería a la mujer era su esperma.
Ya luego de que las células fueran descubiertas, los doctores y científicos creyeron que los espermatozoides contenía un humano en miniatura que crecía en un bebé luego de fecundar el óvulo.
Además consideraban que todos los hijos que un hombre podría llegar a tener (de acuerdo a la creencia) estaban contenidos en sus testículos desde el nacimiento. La mitad de esos hijos potenciales serían varones. Esos niños microscópicos contendrían un paquete completo de micro-bebés en sus testículos y a su vez, estos poseerían otros. De manera que todas las personas que habrían de nacer ya existirían una dentro de otra.
¿Suena a locura verdad?