¿Animales acusados de espionajes? Sí, y unos cuantos fueron arrestados.


En el 2007, Irán arrestó a 14 ardillas por espionaje.

Las autoridades egipcias detuvieron en el 2013 a una cigüeña porque se sospechaba que espiaba, la pobre la confundieron cuando hacía su migración. De hecho, la cigüeña era inocente, como un gran número de animales que fueron falsamente acusados por años, escribió Mohamed Madi.

En el 2011, las autoridades saudí arrestaron un buitre que volaba bastante alto, por sospecha de que realizaba espionaje para la famosa e ingeniosa agencia israelí Mossad. Sin mencionar que en otra ocasión, una estación de televisión acusó a unos tiburones que atacaron cerca del resort del Mar Rojo que eran depredadores plantados por Israel para así conspirar contra la industria del turismo Egipcio.

También Iran ha sentido la amenaza de animales agentes. En el 2007, la armada iraní arrestó a un grupo de 14 «ardillas espías» que encontraron cerca de una planta nuclear. Los oficiales declararon que tuvieron éxito en la detención de los sospechosos «antes de que tomaran alguna acción.»

Algunos programas han sido más exitosos que otros. El intento de la CIA en implantar micrófonos en gatos, llamado la Operación Gatito Acústico terminó fallando en el primer día del proyecto, cuando el gatito fue atropellado por un carro fuera de la embajada Soviética en Washington DC. Se estima que este proyecto les costó más de 14 millones de dólares.

Se dice que los animales han estado al servicio militar desde 1908, cuando los alemanes implantaron cámaras a unas palomas para tomar fotografías aéreas.

Otro proyecto fallido fue el proyecto de «murciélagos bomba» (la ‘batibomba’ suena mejor), intentado por los Estados Unidos en la Segunda Guerra, donde intentaron hacer que los murciélagos lanzaran bombas a las construcciones japonesas (luego se dieron cuenta que la bomba atómica era más efectiva).
Quizás la mayoría de los animales que tuvieron éxito en operaciones militares han sido los delfines. Estados Unidos y Rusia han confirmado la existencia de mamíferos marinos en programas de entrenamiento, donde los delfines y las focas son entrenados para identificar minas debajo del mar y desarmarlas. Pero, al igual que los jóvenes soldados, los delfines tienen hormonas, y pueden distraerse en ‘busca de sexo’.

Te puede interesar –> Los humanos no somos la única especie que practica el sexo por placer