Algunos comportamientos contagiosos

Conductas que son fácil de contagiar:

1. ¿La felicidad es contagiosa?

El pensamiento positivo y la felicidad se contagian, sin embargo la tristeza, la ira, depresión, estrés y la desesperación también son contagiosas.

Algo positivo que tiene la felicidad es el efecto que produce en el cuerpo a nivel químico, endorfinas, dopamina, oxitocina; todas las sustancias y neurotransmisores son los que producen dichos efectos placenteros.

2. La risa.

Es un elemento esencial para la vida humana, pues nos ofrece salud y bienestar emocional.

Las neuronas espejo son las responsables del efecto contagioso de la risa. Según estudios, se han encontrado nuevas pruebas que confirman este poder contagioso, que se explica atribuyendo esta reacción a a que contamos con un cerebro preparado para las relaciones sociales.

Estas neuronas se activan al ver realizar una acción, además desempeñan un papel importante dentro de las capacidades cognitivas de la vida social. En la mayoría de las personas existe una tendencia natural a buscar un ambiente en el que puedan sentirse más contentos y alegres. Esto se debe al contagio de la emociones positivas.

3. Sensación de frío.

Si observamos a alguien introducir las manos en el interior de un cubo de agua helada o tiritando. No solo a nivel ficticio, nuestro cuerpo nota la diferencia

, que no es drástica, pero se hace notar. La razón se encuentra en la forma que tiene de actuar nuestro cerebro, es decir, nuestras neuronas espejo, son de gran importancia en el aprendizaje.

4. La obesidad.

Si se vive en un lugar con muchas personas con sobrepeso, el riesgo de volverse obeso también es mayor. Es lo mismo que pasa con otros hábitos grupales, como tomar alcohol. Así, de alguna manera, la obesidad sería una patología «contagiosa».

Es lo mismo que pasa con otros hábitos grupales, como tomar alcohol. Así, la obesidad sería una patología «contagiosa».

5. El estrés.

Es tan contagioso como una enfermedad infecciosa, no solo produce daños en el cuerpo y la mente de la persona que la padece.

Aunque existan personas que se encuentren libres de estrés, están permanentemente en contacto con gente que sí lo padece. Por lo que se pueden ver afectados de una manera psicológica, lo que los investigadores denominan como estrés empático, y que se puede medir por el nivel de cortisol.

Las investigaciones indican que una respuesta al estrés hormonal tiene un propósito evolutivo, cuando estás expuesto al peligro, quieres que tu cuerpo responda a un aumento de cortisol.

Sin embargo, los niveles elevados de esta hormona de forma permanente no son buenos. Tienen un impacto negativo sobre el sistema inmune y propiedades neurotóxicas al largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *