Actores famosos que acabaron con su vida: Parte I

El suicidio es el acto de quitarse deliberadamente la propia vida. El comportamiento suicida es cualquier acción que pudiera llevar a una persona a morir, por ejemplo, tomar una sobredosis de medicamentos o chocar un automovil a propósito.

¿Cuales son sus causas?

Generalmente ocurren en personas con uno o más de estos factores: Trastorno bipolar, depresión, consumo de alcohol o drogas, trastorno de estrés postraumático, esquizofrenia, entre otros…

Las personas que intentan suicidarse, con frecuencia, están tratando de alejarse de una situación que parece imposible de manejar.

Como dato curioso.

Los hombres son más propensos que las mujeres a morir por suicidio. Las mujeres son dos veces más propensas a intentar suicidarse.

Estos son algunos de los personajes famosos que acabaron con su vida.

1. Ángel Ganivet.

Nació el 13 de diciembre de 1865 en Granada. Cuando tenía diez años una fractura lo llevó al borde de la amputación de una pierna, por lo que pasó una larga convalecencia. En 1888 se doctoró en Madrid, se presentó a las oposiciones al Cuerpo de Archivos, Bibliotecas y Museo.

En 1898 tomó posesión del consulado de Riga. Pero, sumido en una profunda depresión, se suicidó tirándose desde un barco el 29 de noviembre de 1898.

2. Virginia Woolf.

Adeline Virginia Stephen, nació en Londres, Reino Unido en 1882. Escritora británica. Experimento con la estructura temporal y espacial de la narración, perfeccionó en sus novelas el monólogo interior. Procedimiento por el que se intenta representar los pensamientos de un personaje en su forma primigenia.

Además fue pionera en la reflexión sobre la condición de la mujer, la identidad femenina y las relaciones de la mujer con el arte. Luego, en 1912, cuando contaba con 30 años, se casó con Leonard Woolf, economista y miembro del grupo, con quien fundó el célebre editorial Hogarth Press. Pero, la vida de la escritora estuvo plagada de trastornos mentales. Padecía de lo que hoy podría calificarse como trastorno bipolar, y desde muy joven sufrió diferentes episodios depresivos.

El último, después de “Entre actos”. Su última novela publicada de forma póstuma. Corria el año 1941 y el país estaba inmerso en la Segunda Guerra mundial. Su vivienda de Londres quedó destrozada durante la guerra relámpago y su marido se había alistado en la Guardia Nacional. Estuvo, durante los últimos años, obsesionada con la muerte y finalmente, decidió suicidarse. Pero antes, le dejó una carta a Leonard Woolf, donde estipulaba:

“Creo que voy a enloquecer de nuevo. Siento que no podemos atravesar otro de esos tiempos horribles. Y esta vez no me recuperaré. Comienzo a escuchar voces y no puedo concentrarme. Así que voy a hacer lo que creo que es mejor.

Tu me has dado la mayor de las felicidades posibles. Has sido, en todos los sentidos, todo lo que alguien pudo ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que llegó esta enfermedad. Y ya no puedo seguir peleando. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y lo harás, lo sé.

Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo… e increíblemente bueno. Quiero decirlo, aunque todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera salvarme solo podrías haber sido tu. Todo se ha marchado de mi, salvo la certeza de tu bondad. Y no puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo.”

Virginia Woolf, se llenó los bolsillos del abrigo de piedras y se lanzó al río Ouse, donde se ahogó.


Ver también: https://esasombroso.com/la-guerra-relampago/


3. Hunter S. Thompson.

Es recordado como el creador del llamado periodismo gonzo. Estilo muy personal de redacción, que le valió ser considerado un icono de la contracultura. Fue el autor de “Miedo y asco en las Vegas”, libro que fue llevado a la pantalla grande en 1998.

Escribió una carta el 16 de febrero, la cual estaba dirigida a la joven esposa del autor, Anita. Aunque parece pensada para explicar su situación personal al resto del mundo.

La temporada de Fútbol ha acabado.

No más juegos, bombas, paseos, diversión, nadar. 67 años, han pasado 17 de los 50. Son 17 años más de los que yo quería o necesitaba. Aburrido. Estoy siempre insoportable. No soy divertido para nadie.”

Así, el ex periodista y escritor drogadicto, bebedor de alcohol, que siempre vivía al límite decidió suicidarse. Este se coloco una escopeta en la boca y apretó el gatillo.” 20 de febrero de 2005.

4. Robin Williams.

La muerte del actor Robin Williams, fue declarada como “Suicidio”. Fue encontrado en su casa sin vida el 11 de agosto de 2014. Robin Williams murió asfixiado por ahorcamiento. Los exámenes toxicológicos revelaron la ausencia de alcohol o drogas ilícitas. Se detectaron restos de fármacos de receta en concentraciones terapéuticas.

Williams padecía de un trastorno cerebral relativamente conocido como demencia de cuerpos de Lewy. Los síntomas son similares a los de la enfermedad de Alzheimer o Párkinson. Sin embargo, la esposa reveló que no fue la depresión lo que lo llevó a este acto. La depresión fue uno de los cincuenta síntomas y además uno de los más pequeños.

La demencia de cuerpos de Lewy es a menudo confundida con las enfermedades mencionadas anteriormente. Los médicos creían que se trataba de esta segunda enfermedad, por lo que se determinó que la dolencia real era demencia de cuerpos de Lewy.


Ver también: https://esasombroso.com/la-demencia-cuerpos-lewy/


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *