¿A qué somos más adictos?

¿Alguna vez llegaste a quedar completamente aferrado a un ex?. La ciencia tiene una respuesta a muchas de estas preguntas que quizás te hayas hecho.

Un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford estableció que el amor era lo más parecido a la cocaína. Según los investigadores, los sentimientos que se expresan en la fase de enamoramiento funcionan en las personas como analgésicos, un efecto secundario que se puede llegar a sentir durante una relación, coinciden perfectamente con los síntomas tras ingerir sustancias psicotrópicas.

La antropóloga y bióloga Helen Fisher, fue una de las defensoras del amor entendido como un proceso químico. Según la autora de «¿Por qué amamos?: Naturaleza y química del amor romántico», cuando nos sentimos enamorados o incluso dependientes de alguien es porque la dopamina, se ha activado en nuestra cabeza. Al enamorarnos, los niveles de serotonina (neurotransmisor responsable del bienestar) se disparan y producen mayores niveles de feniletilamina (una anfetamina natural que segrega el cuerpo y que a su vez activa la segregación de dopamina) molécula encargada de los sentimientos de satisfacción que también liberan ciertas drogas. De ahí  es que proviene de que en los primeros meses se sienta el deseo de estar con la otra persona en todo momento. 

Al igual que una droga, el amor también vuelve adicto y puede llevar a las personas a vivir cuadros de dependencia, debido a las grandes cantidades de dopamina, serotonina y oxitocina.  Esa energía y felicidad constante del principio desaparecen y acaba por convertirse en una nueva realidad.

Existe una hormona crucial en el hecho de que seamos más cariñoso con nuestra pareja o incluso que nos haga adicta o no al deseo de tener sexo, se trata de la oxitocina. Este neurotransmisor, secretado por la glándula pituitaria posterior cuando abrazamos o besamos, hace que sintamos una mayor empatía con nuestra pareja, siendo más generoso y amables. Es lógico que comparen esta hormona al alcohol y sus efectos similares, debido a que despues de administrar oxitocina en aerosol a un grupo de hombres, varios expertos llegaron a la conclusión de que esta hormona los volvía más fieles.