8 Datos que quizás no sabías del sueño.


Los sueños previenen la psicosis, haciendo así que experimentemos dificultades de concentración, irritabilidad y alucinaciones.

Estudios recientes indicaron que los sueños previenen la psicosis, es decir las personas que despiertan justo en el momento en el que está empezando a soñar, pero durmiendo las mismas ocho horas que normalmente deben dormir, experimentan dificultades de concentración, irritabilidad, alucinaciones y signos de psicosis de tres días.
Sin embargo este no es la única peculiaridad de los sueños. Existen muchas curiosidades acerca de ellos como por ejemplo:
1. Olvidamos el 90% de lo que soñamos, es decir, cuando pasan 5 minutos de haber despertado olvidamos la mitad del sueño y luego de 10 minutos olvidamos el 90%.   
2. Todas las personas sueñan, a pesar de que los hombres y las mujeres tienen sueños y reacciones físicas diferentes. Los hombres sueñan con más frecuencia con otros hombres, mientras que las mujeres sueñan con hombres y mujeres.
3. Solo podemos soñar con lo que ya conocemos, A veces cuando soñamos pensamos que no conocemos a una persona ni la hemos visto, pero en realidad nuestra mente no puede inventar caras, lo que puede pasar es que quizás no recordemos que los hemos visto.
4. Algunos sueños no son a color, aproximadamente el 12% de las personas sueña a blanco y negro. 
5. Los sueños no son de lo que tratas, es decir, si sueñas con algo en particular no necesariamente tiene que significar eso. Los sueños normalmente hablan en un lenguaje simbólico.
6. Las personas que son ciegas también sueñan, normalmente sus sueños son igual de vividos pero involucran más a sus otros sentidos como el olor, tacto y sonido.
7. Las personas que han dejado de fumar tienen sueños más vividos. Según la revista Journal of Abnormal Psychology, alrededor de 293 fumadores en abstinencia, el 33% indicó haber soñado más de una vez con estar fumando, en la mayoría de los sueños se veían a ellos mismos fumando pero con emociones negativas como pánico y culpa.
8. Mientras soñamos nos encontramos inmovilizado, esto sucede para prevenir que tu cuerpo realice algún movimiento que tenga que ver con el sueño.