Un alcalde mexicano se casó con un cocodrilo, por segunda vez.


Un alcalde mexicano se casó con un cocodrilo, por segunda vez.

El alcalde de un pueblo pesquero mexicano se casó con una cocodrilo con todo y vestido blanco, en una ceremonia simbólica que es parte de una tradición local.

Antes de la unión, la multitud que celebraba la boda caminó con la novia cocodrilo a través del pueblo de San Pedro, Huamelula, al sur del país.

El alcalde del pueblo Joel Vasquez Rojas se casó con la reptil en el ayuntamiento de la ciudad y luego bailó con ella en sus brazos durante una fiesta muy colorida con los residentes. Y para prevenir cualquier accidente, la mandíbula de la cocodrilo estuvo bien sellada durante toda la ceremonia.

De acuerdo con la tradición, el animal es “una princesa” y el ritual de bodas traerá la abundancia de peces y demás comida marina a los pescadores de la costa pacífica.

“Es mi deseo casarme con la joven princesa” dijo el alcalde Vasquez Rojas. Luego bailó con ella.

“Como jóvenes que somos, esto significa mucho,” dijo Eduardo Zarate, “es uno de los grandes legados que nos han dejado nuestros ancestros.”