Toki Pona: el idioma más corto del mundo con solo 120 palabras

La lingüista canadiense Sonja Lang inventó el lenguaje más corto del mundo. Se llama Toki Pona y contiene solamente 120 palabras.

Una de las cosas que desea hacer la mayoría de las personas a lo largo de su vida es aprender otro idioma. Algunos con el tiempo seguirán a la corriente, pero otros adoptarán un vocabulario totalmente nuevo y un conjunto de reglas gramaticales que ciertamente llevará mucho tiempo aprender. Si ese es el caso, los aspirantes a estudiar idiomas podrían interesarse en el  Toki Pona, un lenguaje inventado por la lingüista canadiense Sonja Lang, en lo que ella llama “un intento de entender el significado de la vida en 120 palabras”.

Con un vocabulario limitado y un sistema de simplicidad que le hace parecerse a un niño hablando, el Toki Pona puede que sea el idioma ideal para aquellos que luchan con las conjugaciones verbales. Para los hablantes del Toki Pona (que son muy pocos, pero han estado creciendo hasta ahora) la comunicación efectiva recae sobre la metáfora. Similar al alemán, conocido por sus inmensas palabras compuestas, el Toki Pona convierte conceptos de palabras complejas uniéndolas en una secuencia más sencilla. Por ejemplo, Lang pregunta, “¿Qué es un carro? Puedes decir que un carro es un espacio usado para el movimiento. Eso sería tomo tawa. Si estás siendo chocado por un carro eso sería un objeto duro que está golpeándome: kiwen utala.” En Toki Pona, más que en cualquier otro idioma, el contexto importa.

Los colores en particular, demuestran que el Toki Pona es un lenguaje aproximado y no exacto. A pesar de que los lápices de color Crayola vienen en 128+ tonos con un nombre único en cada uno, los hablantes del Toki Pona tienen solamente 5 términos distintos de colores: loje, laso, jelo, pimeja, y welo, para decir rojo, azul, amarillo, blanco y negro. En lugar de decir verde, los hablantes del Toki Pona se refieren a el color de las plantas como laso jelo o azul-amarillo; en vez de decir tonos grises dicen un color negro-blanco (pimeja welo). Cuando hay solo 14 letras para escribir, no caben palabras extrañas que pronunciar en este idioma.

Lang por su parte, es trinlingüe sin contar el Toki Pona, ella habla fluido el inglés, francés y el esperanto, que son idiomas muy hablados en el mundo y lo más cercano a una lengua “universal”. Al inventar al Toki Pona, ella descartó reemplazar a algún lenguaje existente, pero construir uno basado en la creencia de que la simplicidad es lo mejor. Y de hecho, en Toki Pona, pona significa tanto “simple” como “bueno.” la diferencia es cómo es usado.

Para los hispanohablantes y angloparlantes que están acostumbrados a un glosario inmenso de cortesías formales como “con permiso, por favor, gracias, podrías, si no es mucha molestia,” podría preocuparles que un idioma menos sofisticado podría ser grosero o malentendible. Los hablantes del Toki Pona argumentan que es todo lo contrario: eliminando la espera de tal cortesía, la frase “dame café” no es ni formal ni informal; son simplemente funcionales, quedará al oído del receptor el beneficio de la duda. De esta manera, el Toki Pona se dirige al positivismo, ya que por defecto todo es pona. El manual de Lang para aprender el idioma se subtitula apropiadamente como “El Lenguaje del Bien.”

Para aquellos que se intrigan a la filosofía del Toki Pona, la pregunta verdadera es cuánto tiempo tomará aprender el léxico. 17 participantes en la convención “2015 TokiPonathon” afirmaron aprender desde cero a 123 palabras (el número actual de palabras) en una semana. Otros TokiPonahablantes estimaron que les tomó cerca de 30 horas el entender el idioma. Así que vayan lectores, y o pona (buena suerte).

Más información en: tokipona.org es.wikipedia.org/wiki/Toki_pona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *