Si haces ejercicios físicos frecuentemente, NO deberías estar tomando alcohol…


Tu cuerpo comienza a metabolizar primero al alcohol antes que las grasas y los carbohidratos.

El alcohol en tu sistema es perjudicial para cualquier clase de actividad física (excepto tal vez bailar en la pista). Aquí te mostramos cómo el alcohol causa estragos en tu organismo.

1. Tarda más la recuperación

Los entrenamientos duros drenan las reservas de glucógeno (los carbohidratos almacenados en el hígado y en los músculos. Poner alcohol en tu organismo tan pronto como hayas terminado el ejercicio, literalmente atasca el proceso de recuperación, los niveles altos de alcohol desplazan los carbohidratos, dejando tus reservas todavía 50% más baja de lo normal, incluso 8 horas después.

2. Grasa embotellada.

Cuando el alcohol entra, tu cuerpo, además de lidiar con el exceso de calorías, este comienza a metabolizar primero al alcohol antes que las grasas y los carbohidratos. Además descompone los aminoácidos y los almacena como grasa. El excesivo consumo de alcohol mastica los músculos y aumenta los niveles de cortisol (la hormona del estrés), lo que contribuye a almacenar más grasas aun.
3. Sueños interrumpidos
El alcohol además puede quitarle la recuperación y el rendimiento a tus músculos a través del sueño interrumpido. En un estudio de 93 hombres y mujeres, los investigadores descubrieron que el alcohol disminuye la duración del sueño y aumenta las posibilidades de levantarse a media noche, especialmente en las mujeres, en las que el sueño disminuyó por más de 30 minutos por noche. Interrumpir el ciclo de descanso puede reducir la hormona de crecimiento en un 70%, la que se encarga del desarrollo de los músculos.
4. Deshidrata y desnutre
El alcohol irrita la mucosa del estómago, lo que puede reducir tu capacidad de absorber nutrientes (la razón de porqué te duele el estomago después), sin mencionar que el alcohol te hace orinar, por cada gramo de etanol que tomas, botas 10 mililitros de orina (cerca de 280 mililitros por cada dos cervezas). Tan poco como el 2% de deshidratación perjudica el rendimiento y la resistencia. Y por cierto, no puedes rehidratarte con otra bebida deshidratante (ej., la cerveza).