Si el asfalto está muy caliente, tu perro se quema las patitas.


Si el asfalto está muy caliente para tu mano, también está demasiado caliente para las patitas de tu perro.
Pon tu mano en el pavimento y déjala ahí por unos 11 segundos… Si se siente incómodo para dejar tu tierna piel en él por un rato más, entonces no deberías dejar que tu perro lo haga tampoco. Puedes intentar también caminar descalzo tu mismo para probar.
Piensa en el clima. Al asfalto le toma horas para poder enfriarse luego de que la temperatura baje, incluso por las tardes cuando cae la noche, el pavimento almacena el calor generado durante el día.
Mucho mejor sería que salieran temprano por la mañana mientras el pavimento todavía está frío si quieres que tu perro lo disfrute de verdad. Esas lindas patitas no están cubiertas por pelo como el cuerpo para poder evitar quemarse tanto como realmente lo hacen.
La temperatura del asfalto y la temperatura del ambiente son dos cosas diferentes. Cuando el aire externo se encuentra a 25 grados celcius, el asfalto al sol se encuentra aproximadamente a 52 grados. Imagínate cuán caliente es, que a la temperatura de 55 grados puedes freír un huevo.
Así que piénsalo dos veces antes de sacar a pasear a tu perro durante las tardes, piensa primero si tú podrías caminar descalzo sobre el suelo, así no estaremos hiriendo a nuestra mascota sin saberlo.