¿Se puede olvidar algo intencionalmente?

¿Podemos olvidar algo intencionalmente?

Al pasar del tiempo, todas las personas hemos experimentado situaciones y circunstancias dolorosas, las cuales permanecen en nuestro cerebro. Esto se queda en forma de recuerdos, que no logramos olvidar y condicionan nuestro cuerpo y nuestra forma de ser. Estas situaciones pueden ser de tipos muy diferentes:

1. La muerte de un ser querido.

2. Un desengaño amoroso.

3. Un fracaso laboral.

Son muchas las razones. Sin embargo, la mente no se resigna y utiliza estrategias para intentar olvidar.

Según un estudio realizado en la Unidad de cognición y ciencias del cerebro de la universidad de Cambridge. A veces tratamos de suprimir los recuerdos directamente. Entonces, se activa la corteza prefrontal dorsolateral, la cual se encargará de inhibir el hipocampo, un región necesaria para recordar eventos pasados.

Otro de los métodos, consiste en tratar de cambiar ese recuerdo perturbador por otros que lo sustituyan. Así se observó que cuando un grupo de voluntarios optaba por esta técnica. La activación se daba en la corteza prefrontal caudal y en la prefrontal ventrolateral. A pesar de que estos mecanismos diferen, resultan igualmente eficaces como sistema de bloqueo. Esto podría llevar al desarrollo de tratamientos para ciertos trastornos de la memoria.

Por otro lado, otro estudio expuso cómo habían logrado aislar los mecanismos del cerebro por los cuales podemos olvidar y recordar. Mediante un sistema de resonancia magnética se midió la actividad cerebral de un grupo de voluntarios, a los cuales se les pidió que recordasen las imágenes que se les había mostrado.

Con esta técnica, pudieron conocer a nivel neuronal los recuerdos que resultan borrados y los que aún no.

Según Michael Anderson

Las personas están acostumbradas a pensar en el olvido como al positivo. La investigación revela, que las personas se encuentran comprometidas de lo que perciben en la conformación de lo que recuerdan de sus vidas. La idea de que el acto de recordar puede causar olvido es sorprendente y podría decirnos, más acerca de la memoria selectiva e incluso del autoengaño. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *