¿Qué es la Acinetopsia?

El término acinetopsia proviene de las palabras griegas acinesia (ausencia de movimiento) y opsis (ver). Fue introducido poco antes de 1991 por el neurobiólogo británico Semir Zeki para nombrar el déficit selectivo de la capacidad de percibir el movimiento.

También es conocida como ceguera de movimiento. Se trata de un trastorno neuropsicológico en que la persona no puede percibir el movimiento en su campo visual. A pesar de poder ver los objetos estacionarios sin problemas.

Grados de acinetopsia. 

Desde ver el movimiento como un carrete de cine hasta la incapacidad de discriminar cualquier tipo de movimiento.

Casos registrados.

El primer caso registrado fue el de una mujer de 58 años que aseguraba que no podía apreciar el movimiento. Viendo las cosas cambiar de posición sin pasos intermedios. Esta caso sucedió en 1911, para estupor de los médicos de la época.

Un segundo caso apareció en 1918, cuando un hombre de 24 años que sobrevivió a un disparo en la cabeza describió los mismos síntomas.

El caso más documentado es del año 1978. Una mujer llamada Gisela Leibold. Relataba cómo servirse una taza de café le parecía ver un chorro de café como si estuviese congelado o fuese sólido. Otro inconveniente añadido, era saber cuando la taza estaba llena.

La acinetopsia se puede separar en dos categorías según la gravedad del síntoma.

Fina o discreta.

En estos casos el movimiento se percibe como un carrete de cine. Es el más común y muchas personas consideran este tipo de visión como una enorme molestia. A menudo se produce imágenes residuales que se dejan en cada fotograma del movimiento.

Macroscópica.

Las personas tienen ceguera de movimiento profunda y enormes problemas para llevar a cabo sus actividades. En lugar de ver la visión como un carrete de cine, estos pacientes tienen problemas para percibir el movimiento en su totalidad.

Se cree que la causa de esto es el lóbulo temporal. Quizás se desencadene como consecuencia de derrames cerebrales, infartos, secuelas de cirugía, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *