¿Por qué se produce la coulrofobia?

Aunque parezca increíble, cada cliché terrorífico está diseñado psicológicamente. Sirven para asustar a ciertas y determinadas personas y alterar emocionalmente según sea el caso y la fobia de cada una. Los payasos son uno de los tópicos preferidos y año tras años existen cineastas que se encargan de mostrarlo al mundo.


Dependiendo de las experiencias de cada persona un payaso puede pasar de ser familiar a volverse siniestro. Si la experiencia fue además traumática, puede convertirse en una fobia que terminará creando la ilusión de que todos los payasos son terroríficos.

Steven Schlozman, psiquiatra de la Escuela de Medicina de Harvard intentó descubrir por qué ciertas cosas generan terror en algunas personas.

Por ejemplo, un elemento básico de las películas de terror son las caras alteradas por deformidades, mutaciones o máscaras espeluznantes. ¿Pero por qué perturban tanto?

Según el estudio, hay un aspecto del horror que el padre del psicoanálisis Sigmund Freud llamó inicialmente el “misterio”. Ahí es donde algo es lo suficientemente familiar para ser reconocible pero lo suficientemente extraño como para dar escalofríos. Eso es lo que usan muchos tópicos de las películas de terror. Las personas reconocen algo que le es habitual pero está suficientemente alejado de lo normal y por lo tanto asusta.

¿Y LOS PAyASOS?

Pues eso ocurre con los payasos, se supone que los mismos están para generar risas. Sin embargo, tienen tantas distorsiones (nariz roja, cara blanca, sonrisa pintada, etc.) que es fácil que alguna de ellas sea percibida como algo siniestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *