¿Por qué nos atraen las malas noticias?


Nuestros cerebros tienen una “tendencia negativa” que nos hace estar buscando siempre las malas noticias.

Nuestros cerebros son asombrosamente buenos para aprender de las experiencias negativas. “El cerebro anda buscando constantemente las malas noticias” dice Rick Hanson, neuropsicólogo autor de Hardwiring Happiness. “Tan pronto como consigue las malas noticias, ¡se sobre-enfoca en ellas!”
Si piensas en todo lo que nos rodea le comenzarás a ver el sentido a esto. “Nuestros ancestros evolucionaron en unas condiciones realmente crueles,” dice Hanson. Esta tendencia negativa es bastante buena para los animales que tratan de sobrevivir en su vida salvaje, es a lo que Hanson llama la mentalidad “comer o ser comido.” Pero en nuestros días, no estamos exactamente huyendo de nuestros depredadores, pero aun así nuestros cerebros siguen funcionando como si viviéramos salvajemente.
Trata de no aprender en sobremanera de las experiencias negativas. Eso significa que si tu jefe te hace una evaluación de desempeño y te menciona incontables aspectos positivos de tu trabajo y una pequeña crítica, no te obsesiones (y eso tendemos a hacer) con esa única cosa negativa. “El cerebro es como un jardín, pero su suelo es demasiado fértil para las malas hierbas.” dice Hanson.