Pasar tiempo al aire libre.

Disfrutar del aire libre otorga importantes beneficios para la salud. El contacto con la naturaleza y el pasear al aire libre no solo nos quita el estrés, nos oxigena los pulmones y el cerebro. Son muchos las beneficios que trae, comprobado por la ciencia y van desde la mejora de la memoria hasta proteger la visión.

Alguno de estos beneficios son 

1. Mejorar la memoria a corto plazo.

Diversos estudios han demostrado que los paseos por la naturaleza tienen efectos muy positivos en la memoria. En dicho estudio, los estudiantes tuvieron que hacer una breve prueba de memoria, donde fueron divididos en grupos. El primer grupo se paseo por árboles y el otro por la ciudad. Al regresar, se les hizo una prueba de memoria, dando que los que caminaron en el parque hicieron la prueba con un 20% mejor que la primera vez. Los que habían caminado por la ciudad no presentaron ninguna mejora.

2. Un efecto antiestrés.

Estar al aire libre cambia la expresión física del estrés en el cuerpo. Se encontró, en un estudio, que los estudiantes enviados al bosque durante dos noches tenían niveles más bajos de cortisol, la hormona del estrés. Además los investigadores encontraron una disminución en la frecuencia cardíaca y los niveles de cortisol en las personas que habían pasado tiempo con la naturaleza.

3. Reduce la inflamación.

La inflamación ja sido asociada con una amplia gama de enfermedades incluyendo trastornos autoinmunes, intestinales depresión y cáncer. Pasar tiempo en la naturaleza puede ser una forma de ayudar a mantener todo bajo control.

4. Elimina la fatiga.

Es lo que se le conoce como “fatiga mental”. Para aliviar esta fatiga y poner en marcha nuestra mente, lo mejor es exponer nuestro cerebro a entornos de restauración. Esto significa, generalmente, estar al aire libre.

5. Combate la depresión y la ansiedad.

La ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental pueden aliviarse por pasar algo de tiempo al aire libre. Los paseos en el bosque se asocian a niveles más reducidos de ansiedad y mal estado de ánimo. Otro estudio estableció, que los paseos al aire libre podrían ser clínicamente útiles como un suplemento a los tratamientos.

6. Cuida la vista.

En los niños, la actividad al aire libre puede tener un efecto protector en los ojos, reduciendo el riesgo de desarrollar miopía.

7. Ayuda a la concentración.

Es un restaurador, uno de los beneficios que posee la naturaleza, es que puede restaurar la concentración. el efecto sobre la atención es tan fuerte que podía ayudar a los niños con TDAH. Pues pasar 20 minutos en el parque podría servir como una nueva herramienta segura y barata para controlar los síntomas del TDAH.

8. Creatividad.

Las personas que pasan al menos 4 días en contacto con la naturaleza, aumentaron su rendimiento en una prueba creativa de resolución de problemas en un 50%.

9. Reduce la presión arterial.

Junto con la reducción de la hormona del estrés en más del 15%. Dar un paseo por el bosque reduce el pulso promedio casi 4% y la presión arterial un poco más del 2%.

10. Previene el cáncer.

Vivir en áreas con mayor cobertura forestal ha sido asociado a menores tasas de mortalidad de una amplia variedad de cáncer. Estimula la producción de proteínas anti cancerígenas que pueden durar hasta 7 días de haber pasado tiempo en la naturaleza.

11. Ayuda al sistema inmunológico.

Ayuda a combatir males menos graves, como los resfriados, la gripe y otras infecciones.

12. Menos riesgos de muerte prematura.

No es de extrañar esta relación. Existe una fuerte conexión positiva entre los espacios verdes y la salud, sobre todo en residentes de los entornos urbanos. Menos enfermedades y una tasa de mortalidad más baja, con una disminución considerable en la posibilidad de muerte.

13. Desarrollo del cerebro.

La población infantil es en la que más se ha incidido para los estudios que asocian pasar tiempo al aire libre y el desarrollo del cerebro.

14. Día Mundial de la Naturaleza.

Es una efeméride para celebrar la belleza y la variedad de la flora y la fauna salvajes. Recordar la necesidad de combatir los delitos contra la naturaleza, que acarrean consecuencias en el ámbito económico y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *