¿Cual es el origen de los piropos?

La palabra piropo sólo se usa en el sentido de cumplido o frase halagadora. Normalmente, se dirige un hombre a una mujer.


 

Según cuenta la historia, la palabra piropo es de origen griego, pyropus, que significa rojo fuego. Los romanos la tomaron y usaron para clasificar piedras finas llamadas granates, de color rojo rubí. Cabe destacar, que el rubí simboliza al corazón y era la piedra que los galanes le regalaban a la cortejada. Quienes no tenían los recursos para los rubí les obsequiaba lindas palabras.

Luego, a principios del siglo XVIII, se usó con más frecuencia en tratados y poesías. Esto como símbolo de lo brillante y comparándolo con alabanzas para una mujer bonita. En sentido literario, era sinónimo de chispazo, fogonazo de ingenio, la palabra encendida.

Piropos famosos

1. Me gustaría ser caramelo, para disolverme en tu boca.

2. Tus ojos son mi cielo, tus labios son mi mar, tu cuerpo es la tierra que yo quiero habitar.

3. Que adelantada está la ciencia, hasta los bombones caminan.  

4. Tantas curvas y yo sin frenos.

Otros datos…

1. En Arabia Saudita dos jóvenes fueron condenados a 120 latigazos por piropear a una mujer en el centro comercial de Yeda.

2.  En la ciudad de Motril, Granada, se condenó a un hombre a pagar más de 4300 euros de multa después de piropear a una compañera de trabajo.

3. En Argentina a finales del siglo XIX se dispuso que el hombre debía abstenerse de piropear a una mujer o sería multado con 50 pesos.

A pesar de sus defensores y detractores, en América Latina y el mundo el piropo ha tenido auge en todos los rincones del planeta. Esto llegó hasta el punto en el que ya no solo los hombres se atreven a decirlo, sino también las mujeres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *