El origen de la Navidad.

El reno de la nariz roja, las guirnaldas de flores, los árboles decorados, el muérdago, la música y Santa Claus. Todos estos traen sentimientos cálidos a aquellos que la celebran. Pero, ¿cuál es su origen?.

El origen pagano de la Navidad.

Muchas personas aseguran que Jesús no nació el 25 de diciembre, debido al poco control de los registros natales de la época. Algunos personajes se encargaron de investigar datos importantes sobre el nacimiento.

En el año 245, se hicieron preparativos en Egipto para celebrar la natividad, tomando como fecha el 20 de mayo. Pero, el Papa Clemente de Alejandría hizo lo posible para evitarlo. Esto debido a que no aceptaba que el nacimiento de Cristo se celebrara como el cumpleaños de un Faraón. Se habló de otras fechas, como el 19 y 20 de abril, 6 de enero, esta última tiene un gran significado para la iglesia oriental. Luego de varias disputas en la  iglesia, se determinó el 25 de diciembre, gracias a un concilio romano.

El imperio romano celebraba el 25 de diciembre, una gran fiesta pagana llamada Natalis Solis Invicti. El Nacimiento del Sol Invencible. No era más que, un culto solar muy antiguo que se hizo popular bajo el mandato de Aureliano. Los romanos pedían a sus dioses que permitieran que volviera el sol. Esto debido a que desde los primeros días de diciembre hasta el 6 de enero imperaba en el lugar días oscuros y fríos, por el solsticio de invierno. Esta especie de festival era tan popular que hasta los mismos cristianos participaban.

La coincidencia entre este festival y el nacimiento de Jesús generó una especie de sincretismo, favoreciendo la natividad de cristo. La iglesia aprovechó esto para crear conciencia sobre la importancia del nacimiento del hijo de Dios. Muchos mezclaron la llegada del Mesías con la influencia del sol en el culto del Natalis Invicti.

Fueron los judíos quienes comenzaron a realizar espléndidos festejos en honor al nacimiento del hijo de Dios. Ya para el año 385 era una celebración obligada en Jerusalén llamada Natividad, donde se realizaban procesiones hasta Belén. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *