Mirar el teléfono antes de dormir reduce los niveles de melatonina (Hormona del sueño) significativamente.


Mirar el teléfono antes de dormir puede desequilibrar nuestro organismo.
Como bien sabemos los teléfonos celulares y las tablets, se han convertido en objeto imprescindible en nuestra vida cotidiana, las usamos para cualquier cosa bien sea para leer un libro, revisar nuestras redes sociales, para leer mensajes. Pero hay algo muy importante que tenemos que saber de esto, y es que esa luz emitida por los equipos electrónicos, que es una descarga de fotones de luz, desequilibran nuestro organismo por lo que puede traer efectos secundarios en el sueño.
Una investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, afirmó que la luz emitida por los teléfonos es una luz de onda corta hacia los ojos, la cual altera grandemente nuestro reloj biológico y los ritmos cardíacos. Asimismo afecta el sueño profundo, haciendo que este sea de menor duración.
El estudio se llevo a acabo mediante la comparación de leer un libro con una tablets y leer un libro impreso y el resultado fue que las personas que leyeron el libro con la tablets se les alteró el sueño profundo y además sufrían de insomnio. Esto es lo que hace que los niveles de melatonina (Hormona del sueño) se reduzcan significativamente. 
El profesor Czeisler, de la Universidad de Harvard, concluyó que esa luz artificial emitida por los teléfonos afectan a las neuronas que impulsan el sueño y activa el estado de vigilia del hipotálamo. Hace un tiempo atrás 3 % de la población dormía menos de seis horas diarias, pero hoy en día es el 30 % de la población, incluyendo a los niños que duermen de 1 a 2 horas menos de lo que es recomendable.