¿Los sueños tienen significados?

Muchas personas piensan que los sueños contienen mensajes ocultos, premoniciones y deseos inconscientes. Los cuales pueden revelar significados importantes para nuestra vida cotidiana. 

La oniromancia, la adivinación basada en los sueños, aparece en la Biblia, la Ilíada, las obras de Hipócrates y las leyendas de las tribus amazónicas…

Todos esos significados son fantasiosos y filosóficos. La ciencia apenas les atribuía una función psíquica antes Freud. Quien fue el primero es reconocer la importancia psíquica de los sueños, las cuales eran catalogadas como alucinaciones inofensivas.

¿Por qué soñamos?

Sigmund Freud explica que la función principal del sueño es la realización psíquica de un deseo comprimido, pero que generalmente no sabemos que lo tenemos.

¿QUÉ SIGNIFICAN los sueños?

Freud considera que todo sueño es interpretable. Es decir, puede encontrarse su sentido. La labor de interpretar no recae sobre todo el sueño, sino sobre sus partes, basándose en una especie de libros de los sueños, donde cada cosa soñada significa tal cosa como forma rígida. 

El sueño no es una actividad somática, es un acabado fenómeno psíquico de relación de deseo. Por lo tanto, debe ser incluido en el conjunto de los actos comprensibles de nuestra vida.

El deseo aparece disfrazado en el aspecto manifiesto del sueño. En lo efectivamente soñado, proceso denominado “deformación onírica”. Esta deformación es intencional y se debe a que la censura que el sujeto ejerce contra la libre expresión de deseo.

¿Por qué olvidamos lo que soñamos?

Mientras soñamos se crean múltiples ideas, a veces intangibles y hasta surrealistas. Esto puede explicar como un mecanismo de disfraz que tiene el inconsciente para dejar pasar algunos mensajes importantes sin que los filtre la consciencia. Durante el sueño, la censura que el propio individuo se impone, queda relajada. Así, cuando los pensamientos y deseos inconscientes se encuentran aprovechan en su totalidad el canal de expresión de imágenes en los sueños.


Cuando una persona despierta, la censura de la conciencia recupera todas sus fuerza. Esta parece ser la razón por la que olvidamos algunas partes de los sueños.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *