Los defectos del cuerpo humano

Según un biólogo evolutivo Matan Shelomi, del Instituto Max Planck Ecología Química, de Alemania, explicó:

Al igual que la mayoría de mamíferos, los seres humanos sudamos para equilibrar nuestra temperatura corporal. Sin embargo, los animales no tienen tantas glándulas sudoríparas como nosotros. Somos los termorreguladores menos eficientes en el mundo de los mamíferos, sólo igualados por los simios y los caballos. Estos poseen glándulas sudoríparas, sobre todo en las axilas, como nosotros.

¿Por qué sudamos en exceso?

Esto no es muy eficiente, pero tiene su explicación evolutiva. Los seres humanos sudamos tal cantidad de agua por nuestros parientes evolutivos cercanos, los primates.

¿Los párpados nos protegen del polvo?

En comparación con los párpados de otros animales, los nuestros dejan mucho que decir. La mayoría de los animales cuentan con dos pares de párpados, uno que mantiene fuera la luz y el otro que permite que el ojo esté limpio y seco.

Por otro lado, nuestra visión periférica es bastante mala. Las palomas, por ejemplo, aunque son incapaces de ver en 3D, sí pueden ver prácticamente todo lo que tiene a su alrededor, al tener un ojo a cada lado de su cabeza. Cabe mencionar, que muchos accidentes de tránsito no tendrían lugar si nuestra visión periférica fuese mejor. 

Así, se encuentran muchos otros ejemplares de defectos en nuestro organismo. Pero, sabemos que la evolución no busca la perfección sino la adaptación. Nuestros defectos, no suelen ponernos en riesgos de muerte y con el paso del tiempo, la tecnología superará los muchos defectos de nuestro cuerpo y extiende nuestro alcance.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *