Los 10 ecosistemas con mayor amenaza de extinción

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) realizó una investigación enumerando los 10 ecosistemas en mayor peligro de extinción.


Manantiales kársticos en el sur de Australia

Con más de 8  km2 de extensión protegidos y situados en la costa meridional australiana, Piccaninnie Ponds Karst Wetlands es un ecosistema en grave peligro de extinción. De las 50 especies de cangrejos de agua dulce que lo habitan, 17 ya están en peligro crítico de extinción.


Mar de Aral en Kazajistán

Este es sin duda alguna una de las mayores pérdidas medioambientales.   Actualmente apenas sobrevive un 10 % de la superficie que un día cubrió hasta los 68.000 km2. Era el cuarto lago más grande del mundo.


Turberas elevadas en Alemania

Son humedales con grandes reservas de carbono y sus depresiones representan un auténtico ejemplo de biodiversidad. Como si fuera poco, la destrucción de las turberas libera grandes cantidades de gases GEI, responsables del cambio climático. La desaparición de turberas como las de Hunsrück y Eifel, han obligado a añadirlas a la lista de zonas en peligro crítico de extinción.


Fynbos de Sudáfrca

Los matorrales de fynbos cuentan con más de 8.500 especies de plantas y colorido. Representan de uno de los tesoros botánicos de África. También se encuentra en la lista gracias a los incendios forestales, expansiones urbanísticas y destrucción del hábitat a causa de la agricultura.


Coorong en Australia

Reconocido como un humedal de importancia internacional. La UICN también agrega el parque nacional de Coorong y sus lagos, bosques y lagunas, como un humedal en peligro de extinción. A pesar de los esfuerzos, apenas sobrevive el 10 % de su superficie original en la actualidad.


Pantanos costeros en Sídney

La invasión de especies exóticas, los incendios y efectos del cambio climático están provocando que los pantanos de la cuenca de Sídney estén bajo seria amenaza. El 60 % de los humedales costeros de esta zona ha desaparecido o está muy degradado.


Humedales de la cuenca del río Murray en Australia

La sobreexplotación humana del suministro hídrico está acabando tanto con la vegetación como con su capacidad. Actualmente apenas resiste el 18 % de su capacidad total.


Bosques de algas gigantes en Alaska

Los bosques de laminariales de Alaska pueden llegar a superar los 50 metros y forman parte de un ecosistema donde numerosas especies encuentran su hábitat natural.

Lamentablemente, la sobrepesca, contaminación y fenómenos como el Niño están destruyendo el ecosistema y provocando que los erizos de mar deforesten los bosques de algas. Una proliferación excesiva de estos invertebrados marinos tiene un grave impacto ecológico sobre el fondo oceánico.


Arrecifes de coral en el Caribe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *