¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando te electrocutas?

Nos encontramos completamente rodeados de tecnología, a pesar de que muchas veces no lo percibimos. Desde el timbre, hasta una puerta de estacionamiento, se encuentra inmersa en un mundo de electricidad no visible para nosotros.

La mayoría de los aparatos eléctricos están diseñados para bloquear la electricidad y para mantener los motores. Sin embargo, para evitar el escape muchas veces utilizan plástico como material principal, debido a que funciona como barrera para la electricidad.

¿Cómo reacciona nuestro cuerpo?

Al chocar directamente con una corriente eléctrica, la piel reacciona como una barrera. Al tratar de resistirse puede provocar calor quemando algunos vellos, como por ejemplo: las cejas y las pestañas.

La piel del cuerpo humano actúa como barrera para que las corrientes eléctricas más leves, como lo es la descargas del celular, evitan que las líneas eléctricas perturben demasiado el estado natural del cuerpo. Sin embargo, cuando sobrepasan los límites de la piel y llegan a los músculos, el nivel de control se pierde. 

Cuando la corriente traspasa la piel y llega a los músculos se inician los problemas. Esto debido a que no son capaces de reaccionar y sería imposible separarnos voluntariamente de la fuente de electricidad.

Dentro del cuerpo humano hay una serie de corriente eléctrica naturales, estas son las que envían información del cerebro a todas partes del cuerpo. Al chocar con una corriente externa y ajena al cuerpo, se crea desbalance de mensajes y es por ello que las personas se mueven incontrolablemente.

La electricidad controlada se utiliza en la medicina para re-activar algunos músculos, aliviar el dolor y en casos extremos, hacer que el corazón reaccione nuevamente.

Cuando se usa electricidad directamente sobre el corazón se llama fibrilación ventricular. Este procedimiento es bastante delicado y debe hacer bajo estricta vigilancia médica. Si la corriente eléctrica descontrolada llega al corazón directamente, puede provocar la muerte instantánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *