La verdad detrás del reto de los $3 millones de dólares detrás del vidrio antibalas de la compañía 3M


La compañía 3M promocionó una película trasparente que si se coloca en vidrios los vuelve mucho más resistentes. Lo colocó en una parada de autobús con $3 millones de dólares en premio para el que lo lograra romper.

Por mucho tiempo hubo una imagen dando vueltas por las redes sociales mostrando como el anuncio de vidrio de una parada de autobús contenía lo que se creía eran $3 millones de dólares. El rumor decía que la compañía 3M estaba tan orgullosa de su vidrio a prueba de balas que impuso un reto a que cualquiera que pudiera romper su vidrio se quedaba con todo el dinero que había allí dentro.
A medida de que la historia fue compartiéndose la información fue distorsionándose un poco y sólo los mínimos detalles fueron conservados, dando la impresión de que en algún lugar del mundo esperaba un anuncio de estos ser rotos por la persona correcta. 
¿Pero cuál es la historia real? Aunque haya tomado proporciones mitológicas, un hecho del que 3M está complacido, la verdad no es lo que mucha gente se imagina.
Primero que todo, el tiempo en que duró la campaña viral publicitaria. En vez de estar transcurriendo actualmente, la campaña ocurrió por allá por el 2005, cuando 3M colocó su anuncio en una parada de autobuses en Vancouver, Canadá. El vidrio del poster fue preparado cubriéndolo con el producto de 3M llamado Scotchshield, que es una película trasparente que volvía más resistente a los vidrios. Así las personas que pasaran eran retadas a romper el vidrio a cambio de $3 millones en premio al primero que lograra romperlo. Pero otros “ciertos” datos no eran mencionados, por ejemplo:
  • El cajón no contenía $3 millones de dólares. De hecho tenía solamente $500 en dólares canadienses. El resto era falso, se presume que el premio se le entregaba con un cheque.
  • El vidrio no era a prueba de balas. Tenía una película trasparente que lo protegía.
  • 3M nunca dijo que su producto Scotchshield volvería un vidrio a prueba de balas, solo más resistente y evitaba que se rompiera.
  • El cajón nunca estuvo solo esperando que alguien lo rompiera así como así, alguien lo vigilaba constantemente.
  • Aunque a los que pasaban se les permitía hacer cualquier clase de locura para romper el vidrio, como coger impulso y golpear el vidrio, no era precisamente que todo el mundo pudiera hacerlo. Cuando el marco de aluminio comenzaba a mostrar signos de que se iba a doblar los guardias de seguridad lo apartaban y se acababa su turno.
Así que sí hubo un reto de $3 millones de dólares por parte de 3M al que lograra romper el vidrio. Pero mucho de lo que se habla de esta campaña ha cambiado grandemente con el tiempo alrededor del Internet.