¿Qué es la Guerra Relámpago?

La Segunda Guerra Mundial comenzó el día 3 de septiembre de 1939, cuando las tropas nazis invadieron Polonia. El mundo se quedó completamente sorprendido por la rapidez y la eficiencia del ataque, que logró sus objetivos en apenas unos días. El avance alemán se basaba en una nueva estrategia de combate, que aprovechaba las ventajas de las nuevas armas (los aviones y los tanques). Rápidos y potentes que los empleados unos años antes en la Primera Guerra Mundial.

Las fuerzas de aire y tierra avanzan juntas en las campañas de la “blitzkrieg”.

¿Qué es la blitzkrieg o Guerra RELÁMPAGO?

El historiador británico Sir Martin John Gilbert, da esta respuesta.

La guerra relámpago se remonta, en su forma y faceta más primitivas, a la antigüedad y la Edad Media. Para aquel entonces, los jefes militares comprenden la necesidad y ventaja de ataques rápidos y avances inmediatos sobre sus enemigos. Los cuales les brindaron la posibilidad de adentrarse profundamente en territorio hostil, huyendo de Victorias Pírricas y cosechando éxitos inmediatos sobre el enemigo.

Las guerras se ganan con los pies
Julio César.

Pero la doctrina actual, aunque no muy diferente a los apuntes teóricos, si dista mucho en los puntos técnicos y de aplicación.

En la primera fase de la Segunda Guerra Mundial, Alemania buscaba evitar una guerra larga. La estrategia era derrotar a sus componente en una serie de campañas cortas. Alemania rápidamente invadió gran parte de Europa y salió victoriosa por más de dos años debido a una táctica militar. Esta fue denominada “Guerra Relámpago”.

Esta requería concentración de armas ofensivas en un frente angosto. Estas fuerzas lograban abrir una brecha en las defensas enemigas y permitían que las divisiones de tanques armados penetraran rápidamente. Esto causaba conmoción y desorganización entre dichas defensas.

Alemania usó la táctica de manera exitosa en contra de Polonia, Dinamarca, Noruega, Bélgica, los Países bajos, Luxemburgo, Francia, Yugoslavia y Grecia. Alemania derrotó a Gran Bretaña, que estaba protegida del ataque alemán terrestre por el Cenal de la Mancha y la Marina Real Británica.

A pesar de las guerras continuas con Gran Bretaña, las fuerzas alemanas invadieron la Unión Soviética en junio de 1941. Al principio la táctica alemana parecía un exito. Lograron que las fuerzas soviéticas retrocedieras más de 600 millas hacia las puertas de Moscú, con pérdida pasmosas.

En diciembre 1941, Hitler le declaró la guerra a los Estados Unidos. Consecuentemente, agregó su tremendo poder económico y militar a favor de la coalición en contra de Hitler. Sin embargo, la Unión Soviética lanzó una contraofensiva en noviembre de 1942, cuando atrapó y destrozó a un ejército aleman entero en Stalingrado.

Alemania fue incapaz de derrotar a la Unión Soviética. Junto con Gran Bretaña y Estados Unidos tomó la iniciativa ante Alemania. Esta quedo atrapada en una guerra larga, que culminó en su derrota en mayo de 1945.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *