La Bizarra Reproducción del Pez Pescador


Cuando el macho y la hembra del pez pescador se aparean se funden el uno al otro, compartiendo el mismo cuerpo, para siempre. La profundidad del mar es tan vasta que si un macho consigue una hembra se lanza a fusionarse, perdiendo sus ojos y órganos internos, hasta compartir la misma sangre.
Cuando los científicos descubrieron a este pez (Angler fish) y capturaron uno para su estudio, se desconcertaron al ver que todos los especímenes ¡eran hembras! ¿a dónde fueron todos los machos?. Se creyó incluso que estos ni existían y muchas de las hembras capturadas venían con un extraño parásito pegados en su vientre.
Después de una revisión más detallada, de algún modo los científicos se dieron cuenta de algo sorprendente: aquellas cosas pequeñitas pegadas al animal no eran parásitos, ¡eran los machos!
Resulta que la evolución ha hecho de este rape macho un pez bastante diminuto con respecto a la hembra. En algunas especies, el macho no es ni siquiera capaz de alimentarse por si mismo. En vez de eso, tienen que conseguir una pareja rápido y pegarse a ella cual parásito, sino moriría. 
Después de pegarse a ella, su sistema circulatorio se vuelve uno, proveyendo así el sustento adecuado para él, mientras el le provee “el esperma”.
¿Justo? Tal vez. ¡Coméntanos tu opinión!