La Aurora Boreal: Como se produce y datos curiosos de ella. Parte II

Curiosidades sobre las Auroras Boreales.

1. Existen auroras en otros planetas.

Las naves Voyager 1 y 2 fueron las primeras sondas en mostrar imágenes de las auroras en Júpiter y Saturno. Desde entonces, el Telescopio Espacial Hubble ha tomado fotografías espectaculares de muchas auroras en dichos planetas. Las auroras en júpiter o Saturno son mucho más grande y poderosas que en su tierra debido a los campos magnéticos de dichos planetas.

2. Las luces pueden moverse hacia el Sur.

De vez en cuando las auroras son más visibles más lejos de los polos de lo habitual. En épocas de alta actividad polar, mis luces pueden ser visitadas en territorios al sur como Oklahoma y Atlanta.

3. Se ven mejor a través de cámaras.

Las auroras son relativamente tenues y la luz roja que se encuentra en ella esta en limite de las retinas humanas. Las cámaras, sin embargo, son a menudo más sensibles. Con un ajuste de larga exposición, acompañado de un cielo oscuro y despejado.

4. Son visibles desde el espacio.

Las auroras se ven perfectamente desde el espacio. Los satélites también pueden tomar fotografías de las luces desde la órbita de la Tierra y las imágenes que envían son bastante sorprendentes. Sobre todo cuando son lo suficientemente brillantes al producirse en lado nocturno de la Tierra.

5. Leyendas y espíritus.

En la antigüedad las auroras boreales se encuentran sujetas a todo tipo de interpretaciones por parte de los pueblos. En el caso del pueblo inuit, quienes habitaban en las zonas árticas de América, sus miembros no solían hacer vida en el exterior cuando caía una aurora boreal. Mientras que las comunidades de Laponia, como los sami, percibían estos colores como espíritus de los animales fallecidos. en el caso de los pueblos maoríes del Pacífico Sur, las luces evocan el fuego del más allá.

6. Su nombre.

El origen del nombre “Aurora Boreal” proviene del nombre de la diosa romana del amanecer, Aurora. La palabra con la que los griegos se referían a los vientos el norte “boreas”.

7. Southern lights.

En ocasiones, las tormentas de auroras boreales han llegado a ser tan intensas, que el efecto de los colores han sido apreciadas desde kilómetros. En 1859, durante la tormenta más intensa que se ha registrado hasta los momentos, estos fenómenos pudieron ser visto desde Honolulu, Hawai, La Habana.

8. El sonido del color.

Las auroras boreales también producen sonido, especialmente durante noches de gran actividad. La descarga rápida de la energía acumulada por la magnetosfera puede producir desde chasquidos y zumbidos hasta un sonido similar al de los cohetes lejanos. A veces como el de una selva nocturna que murmura.

9. Fuego Frío.

Las luces del norte parecen fuego, pero no se sienten como tal. A pesar de que la temperatura de la atmósfera puede llegar a miles °F, el calor se basa en la velocidad de las moléculas. La densidad del aire es tan baja a 96 km del suelo que un termómetro registrará temperaturas bajo cero, allí donde se producen las auroras boreales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *