Formas en la que puedes dañar tu dieta

Existen muchas maneras de poder bajar de peso, que siempre y cuando la sigamos al pie de la letra conseguiremos nuestro objetivo.

Sabemos que no queremos afectar nuestra dieta, así que principalmente se deben evitar estas seis formas de perderla.

1. No dormir bien.

No dormir bien es una de las formas en la que pueden afectar la dieta. Debido a que esa situación genera que se gane sobrepeso. Esto sucede debido a que nuestro cuerpo recupera energía al dormir y en caso de no hacerlo, nos dan ganas de consumir alimentos ricos en azúcar. Así se logra estar despierto por un periodo de tiempo, aumentando el peso.

2. Estrés.

Si bien sabemos es complicado vivir sin estrés, pero cuando se habla de estrés crónico, es una forma de dañar la dieta. Esto sucede debido a que provoca la liberación de la hormona cortisol, algo que con el tiempo produce acumulacion de grasa. Se puede terminar con ansiedad de comer y picar, algo que no ayuda definitivamente.

3. No tener buena compañía.

Se puede fallar al no contar con el apoyo de nuestros familiares o amigos. Si salimos con personas con sobrepeso, que no sigan ninguna dieta o que no podremos adquirir nuevos hábitos. Por lo que tendremos la tentación permanente de arruinar la dieta.

4. Dietas sin asesorias.

Aunque sea difícil de creer, siempre se necesita de alguna ayuda para no cometer un error en el menú. Además de que podríamos realizar una dieta que no nos conviene, algo que nos puede llevar a la frustración.

5. Comer distraído.

La tecnología ha cambiado la forma de relacionarnos con nuestro entorno y eso ocurre a la hora de comer. Si estamos en las redes sociales o enviando un mensaje mientras comemos, podemos subir de peso sin darnos cuenta.

6. Comer apresurado.

Algo que critican todos los nutricionistas, es que cuando comemos rápido. Esto debido a que, si ingerimos despacio los alimentos, podemos generar una sensación de saciedad. Pero no sucede lo mismo si comemos rápido, porque seguimos y al final es que nos damos cuenta de que fue demasiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *