Explicación científica a las 10 plagas de Egipto narradas en Éxodo

Una de las historias más temidas de la Biblia puede ser en realidad una cadena de fenómenos naturales provocados por los cambios climáticos del lugar e incluso por una posible erupción volcánica. 


Las diez plagas de egipto narradas en el libro de Éxodo, son una serie de calamidades sobrenaturales que, según el Antiguo Testamento y la Torá, Dios infligió a los egipcios para que el soberano dejara partir a los hebreos de Egipto. La ciencia decidió analizar cada una y buscarle una explicación.

Este libro describe cómo Moisés y Aarón aperciben al faraón que, de no liberar a su pueblo, Dios les castigaría de manera sucesiva con diez grandes males que caerían sobre Egipto. Conforme al relato, sólo después de la última plaga el rey de Egipto libraría al pueblo hebreo de la esclavitud.

El comienzo de las maldiciones

Moisés y Aarón se acercaron al faraón y le entregaron la demanda encomendada por Dios, que exigía que los esclavos israelitas pudieran salir de Egipto a fin de que pudieran adorar a su Dios libremente. El faraón se negó, así que Dios envió a Moisés y a Aarón de nuevo a mostrarle un milagroso primer signo de advertencia, al cual el Faraón Ramses II, se negó rotundamente.

Los arqueólogos analizaron que las plagas afectaron fuertemente a una ciudad que fue abandonada totalmente hace unos 3000 años atrás, quizás luego del azote de las diez plagas, la ciudad de Pi-Ramsés pudo ser considerada como una ciudad maldita.

LAS 10 PLAGAS DE EGIPTO Y SU EXPLICACIÓN CIENTÍFICA

La ciencia se ha encargado de estudiar cuidadosamente cada uno de estos fenómenos y han podido darles una explicación lógica que no involucre la maldición de un Dios ni hechos sobrenaturales.

I – Las aguas se convierten en sangre (Éxodo 7,14-24)
II – Las ranas invadirán las costas (Éxodo 7:25-8:11)
III – El polvo se convertirá en piojos (Éxodo 8:12-15
IV – Las moscas dañarán a las personas y al ganado (Éxodo 8:16-28)
V – La terrible peste sobre el ganado, todos morirán enfermos (Éxodo 9:1-7)
VI – Las úlceras incurables afectarán al pueblo (Éxodo 9:8-12)
VII – El granizo y el fuego (Éxodo 9:13-35)
VIII – Las langostas invadirán los cielos (Éxodo 10:1-20)
IX – Las Tinieblas y Oscuridad reinará en Egipto (Éxodo 10:21-29)
X – La muerte de todos los primogénitos (Éxodo 11:1-10; 14:1-31)

En el documental de National Geographic, El secreto de las diez Plagas, dan una serie de explicaciones climatológicas sobre qué pudo haber causado las 10 plagas de forma natural.

Por ejemplo, explican que la primera causa de todo pudo haber comenzado con la erupción del volcán de la isla de Santorini en Grecia, al rededor del año 1500 a. C. que habría provocado terremotos que darían escapes de dióxido de carbono y de hierro cerca del río Nilo, los cuales al entrar en contacto con el oxígeno, formarían hidróxido de hierro. Esto explicaría el color rojo del agua, mientras que la masacre de peces sería causada por la falta de oxígeno generada por la precipitación del hidróxido de sodio en el agua.

Esto da paso a la segunda plaga, que a diferencia de los peces, pueden salir de las aguas contaminadas. La carencia de agua limpia crea el ambiente adecuado para la reproducción de piojos, aparición de moscas y las epidemias bacterianas entre humanos y animales, dando origen a la tercera, cuarta y quinta plaga.

Simultáneamente, el dióxido de carbono mezclado con el aire indujo a la gente a una especie de coma, reduciendo la circulación sanguínea en la piel, explicando así los sarpullidos de la sexta plaga. En cuanto al granizo con fuego, volvemos a la erupción en Santorini. Este granizo volcánico se origina cuando la nube de cenizas alcanzó la estratosfera, se mezcla con la humedad y forman una piedra muy similar al granizo.

Las langostas de la octava plaga se acumularon en Egipto debido a las bajas temperaturas. La nube de cenizas de 40 km de altura por 200 km de diámetro alcanza el delta del Nilo y provoca oscuridad, abriendo paso a la novena plaga.

¿Y LA MUERTE DE LOS PRIMOGÉNITOS?

Finalmente llegamos a la décima plaga, que se efectuó mientras los egipcios dormían y los israelitas realizaban la ”cena de pascuas” ordenada por Moisés. Entonces, la fuga de gas que había provocado las primeras plagas al fin entró en erupción. El dióxido de carbono se filtró a la superficie, y dado a que es más pesado que el aire, mataría por asfixia a la gente que dormía antes de disiparse en la atmósfera. Como los primogénitos de los egipcios gozaban de privilegios por ser los herederos de las propiedades y demás bienes, dormían en camas egipcias, casi pegadas al suelo, mientras que los demás miembros de la familia dormían en los segundos pisos. Los israelitas, sin darse cuenta de lo que pasaba, pintaron con la sangre del primogénito animal de los judíos esclavizados las puertas de sus casas para evitar que sucediera lo mismo que con los egipcios.

Aunque hay diversas teorías, esta hasta ahora ha sido la más lógica y aceptada, cabe destacar que esto aún sigue siendo estudiado, buscando otras posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *