Espeluznantes monstruos navideños

Santa Claus no es el único que ronda las noches navideñas. En las diferentes culturas del mundo existen seres terroríficos. Estas criaturas viajan haciendo que los niños se porten bien y cumplan sus tareas. Alguno de estos espeluznantes monstruos navideños son:

1. krampus.

Los niños del centro y norte de Europa saben que deben llevar una buena conducta, sino Santa Claus no les entregará regalos. en su lugar, aparecerá un demonio que viene con el propósito de llevarse a los niños malcriados. Esta es la leyenda del Krampus, el castigador de niños desobedientes y con mala conducta en vísperas navideñas. Este demonio aparece en la tarde del 5 o 6 de diciembre, merodeando las calles durante dos semanas. Hace sonar campanas y cadenas oxidadas que usa para asustar con su presencia.

2. frau perchta.

Historias de alemania y austria, cuentan la vida de la bruja. La cual da tanto recompensas como castigos. Sin duda es más famosa por sus castigos, que incluyen vaciar a la persona de sus órganos vitales y llenarla de basura. Ess descendiente de una diosa de los alpes que vive todo el año con la naturaleza. Se relaciona con las personas solo en navidad. 

3. Belsnickel.

Está relacionado con otros de los compañeros de San Nicolás en el folclore de Europa. Es posible que se haya basado en otro mito alemán más antiguo. Un sirviente de San Nicolás y un personaje del norte de Alemania. A diferencia de esas figuras, Belsnickel no acompaña a San Nicolás. Este visita solo y combina los aspectos amenazantes y benignos que en otras tradiciones se dividen entre el San Nicolás y la figura compañera. 

4. Hans trapp.

Este hombre francés, es otro anti Santa Claus. Castiga a los niños que se portan mal. La leyenda cuenta que, se trataba de un hombre rico y vanidoso. Luego, se lo echó al bosque donde vivió por mucho tiempo disfrazándose de espantapájaros para cazar niños y comérselos. Un dia, estaba por comer a uno de ellos cuando lo atravesó un rayo de luz enviado por Dios y murió. 

5. Padre forettard.

Se conocen varias variaciones dependiendo de los países y las regiones donde existe la tradición. Pero, casi siempre se lo representa como un personaje repulsivo, cubierto de pelo, con barba y cara oscura. A menudo está equipado con un látigo o ramas. Amenaza a los niños desobedientes o aquellos que son reacios a recitar sus oraciones para llevarlos con el en una capucha.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *