Enfermedades que pueden transmitir las mascotas.

Toxoplasma.

Durante los meses de gestión, han de manipular la mascota con cuidado, para prevenir una infección que pueda derivar malformaciones. Sin embargo, se puede decir que esta situación solo se da en casos extraordinarios, cuando el parásito infecta al feto. El contagio puede ser instantáneo al tocar las heces del animal. Los síntomas más comunes son la inflamación de los ganglios linfáticos de cabeza y cuello.  

La fiebre de los conejos.

Estos son los reservorios más comunes de la tularemia. Una enfermedad ocasionada por la bacteria Francisella tularensis que pasa al hombre por contacto con animales enfermos. Algunas personas pueden llegar a tener neumonía después de inhalar la tierra o los vegetales infectados.

Los loros.

La zoonosis voladora más común es la psitacosis. Esta es una infección generada por la bacteria Chlamydophila psittaci, que se oculta en los excrementos de pájaros. Los loros y los periquitos son las aves domésticas más propensas a transmitirlas. El paso de la bacteria a la persona provoca síntomas parecidos a los de la gripe, por lo que es fácil confundirla.

Quistes en serie.

Los lugares con déficit de higiene y condicione pésimas son el caldo para el cultivo de la giardiasis. Es una infección que se ceba con los países más pobres. La enfermedad se manifiesta en quistes, tiene su origen en un protozoo microscópico. Este se propaga entre mascotas, de estas a humanos y entre humanos por contacto con las heces.

La campylobacter.

Es la zoonosis doméstica más común en toda Europa. La causa, el contacto directo con las heces de las aves de corral, especialmente perros, gatos roedores, conejos, reptiles. La bacteria responsable de esta infección, es frágil. Esa condición la encuentra en el cuerpo de los pájaros. Las aves, de corral pueden convivir toda la vida con este microbio sin enfermar. 

La garrapata.

Se aprovecha de los perros con garrapatas para llegar hasta el hombre. Su picadura produce la borreliosis o mal de Lyme. Infección que se manifiesta con fiebre, vómitos y dolor muscular. Algunas veces genera erupciones cutáneas con forma de escarapela, mancha roja y ligeramente elevada en el lugar de la picadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *