El espécimen que ha descubierto la fuente de la juventud eterna

Si hablamos de la inmortalidad en los seres vivos, cualquiera creería que sólo se trata de ciencia ficción. Pero, ¿Y si te decimos que existe un animal que ha descubierto el secreto de la vida eterna?


Sin duda alguna las medusas son animales sorprendentes. Por ejemplo, a pesar de ser un organismo que es casi en su totalidad agua (mientras nosotros somos básicamente sólidos a pesar de estar compuestos de un 75 % de agua, las medusas, siendo transparentes y blandas, son de un 96 %) es capaz de realizar funciones vitales complejas o bien, la bioluminiscencia que tanto nos hipnotiza a los seres humanos. Por si fuera poco, esto no es lo único sorprendente de estos animales extraordinarios, sino que también entre sus diversas especies, cuentan con otras características fascinantes.

Un espécimen capaz de ser inmortal

La Turritopsis Nutricula es una medusa de la familia Oceanidae, que ha descubierto la verdadera fuente de la juventud eterna.

Este hidrozoo no muere siguiendo las leyes de la vida, sino que éste tras alcanzar su etapa adulta, es capaz de regresar a su forma juvenil como pólipo y repetir su ciclo vital hasta alcanzar una segunda, tercera, cuarta, quinta e infinitas etapas de adultez.

A pesar de que ese fenómeno no se ha observado jamás en el medio natural debido a su corta duración, en laboratorio esta capacidad de reversión a se ha observado en el 100 % de los individuos durante más de sesenta ciclos vitales seguidos.

Este espécimen aún sigue bajo estudio por parte de biólogos marinos para descubrir la fuente de su juventud eterna.

Aunque hay varias especies del género Turritopsis, como las Turritopsis nutricula, Turritopsis rubra y Turritopsis dohrnii, hay bastante confusión con estas tres especies. A pesar de que la T. nutricula es la que tiene fama de inmortal, se han llevado a cabo experimentos en laboratorio donde se han observado que los adultos que son capaces de retornar a la fase pólipo son las T. dohrnii. Por si fuera poco, las imágenes en internet sobre la medusa inmortal son fotografías de la T. rubra, especie similar a la T. nutricula pero más grande (y tampoco se ha observado su capacidad de inmortalidad).

preocupante sobrepoblación

Esta medusa sigue el mismo patrón que el resto de sus congéneres, es decir, a través de fecundación externa que da lugar a una larva plánula que, posteriormente, se transformarán en cientos de medusas adultas.

Aunque la medusa inmortal es muy propensa a ser comida por sus depredadores naturales, no hay que olvidar que no son otra cosa que plancton, (y que éste es comido por prácticamente todo el mundo marino). De igual manera, al no morir de una manera natural, la Turritopsis puede seguir reproduciéndose de manera descontrolada.

La T. nutricula es originaria del mar Caribe, pero se está expandiendo por todo el mundo debido a que los tanques de lastre de los barcos se llenan en el mar Caribe y se desplazan por el resto del planeta. Una vez se encuentran en otro punto del globo, al vaciarse el tanque, estas medusas se quedan allí.

También se han encontrado medusas inmortales por todas las grandes masas de aguas templadas y tropicales del mundo. Estas masas de agua pueden abarcar desde las aguas de Japón hasta las costas de América Central. Incluso se ha visto a esta medusa en el Mar Mediterráneo, concretamente en las costas de España y de Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *