Efecto el niño cubre al desierto de Atacama en un manto de flores.

Debido al efecto “El Niño”, el desierto de Atacama en Chile, se cubre de un manto de flores cada cinco a siete años.

El hermoso manto de flores multicolores viste al desierto de Atacama, el más árido del mundo en el norte de chile. Sus coloridos campos rosados, púrpuras y blanco tapan por completo al desierto.

Este fenómeno es llamado “desierto florido” y ocurre una vez cada aproximadamente de cinco a siete años, según el botánico Pedro León del Instituto de Investigaciones Agropecuarias de Chile, este florecimiento ocurre por un efecto llamado “El Niño”, debido a que calienta periódicamente las aguas del Océano Pacífico frente a la costa norte de Chile.

La temperatura del agua cambia el flujo de aire de la región, por lo que hace que se modifique drásticamente la precipitación del área. Es decir que en condiciones normales el desierto de Atacama es uno de los desiertos más áridos del mundo y recibe menos de 4 milímetros de lluvia al año.

Esas tormentas ocasionan que germinen millones de semillas de plantas, de las cuales algunas de ellas florecen en sectores del desierto en el mes de marzo, pero en agosto es que hace la diferencia con las grandes tormentas que sobrecargan el crecimiento de las plantas y muchas de estas comienzan a crecer en septiembre.

En condiciones extremas  ocultan cerca de 1900 plantas y animales, de las cuales un tercio son endémicas del desierto de Atacama. Cabe destacar que solo dos o tres meses antes de esas fotos el desierto estaba completamente sin flores, pero luego el contraste pone en evidencia que estas áreas son increíbles y hermosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *