Algunos datos interesantes sobre los labios.

Estos son algunos de los datos interesantes, de una de las partes más llamativas del cuerpo, los labios:

1. pueden paralizarse.

Quienes padecen de “Parálisis de Bell“, que no es más que un trastorno nervioso que controla el movimiento de los músculos de la cara. Este nervio se denomina nervio facial o séptimo par craneal.  

El daño a este nervio causa debilidad o parálisis de estos músculos. Pueden tener problemas para sonreír o fruncir el ceño.

2. La parte redonda del labio tiene nombre.

La parte redonda que se encuentra a la mitad del labio superior se le conoce como tubérculo labial.

3. MÚSCULOS que se necesitan para fruncir la boca.

Para esto se tiene que contaer el muscuilo oribicular de la boca. Este es una compleja estructura formada por cuatro músculos y para besar se requiere el movimiento de ocho músculos.

4. Se vuelven más delgados con la edad.

Lo agentes externos como el frío y los rayos UV hacen que los labios luzcan envejecidos. Además, la edad hace que los labios pierdan grosor. A partir de los 30 años comienzan a perder un milímetro de volumen por cada cinco años. Gracias al colágeno, los labios logran su forma redonda y conforme envejece el cuerpo se produce menos colágeno haciendo que estos pierdan grosor.

5. son únicos.

Muchas especies de animales tienen labios, pero los labios humanos son quienes tienen una frontera clara entre las partes de la cara. Se diferencian del rostro por su color rojizo rosáceo.

6. ¿Por qué se resecan?

Existen algunos factores principales que pueden causar una irritación y resequedad en la piel de los labios. Las personas utilizan un protector solar cuando van a la playa, o también se cubren las orejas si es que está haciendo mucho, pero nunca protegen los labios.

Se tiene que tomar en cuenta que los rayos UV, el clima seco y el viento frío son tres factores que afectan nuestra zona del rostro. Si los labios no son protegidos dan paso a la resequedad y grietas. Además, de no ser estético son un problema para la salud. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *