¿Cuales son las plantas más venenosas?

Las plantas venenosas son aquellas que poseen un riesgo serio de enfermedad o dar la muerte. La hiedra ingerida por los niños, masticada o en infusión de las hojas, produce trastornos digestivos.

Son muchas las plantas comestibles que poseen partes tóxicas, algunas de ellas son:

1. Manzanillo de la muerte.

Puede alcanzar los 20 metros de altura, si su fuste crece de forma recta. Por su distribución costera no es raro que se desplome durante su crecimiento. el tronco y las numerosas ramas están cubiertos de una corteza gruesa y quebrada. La copa es amplia y globosa.

La planta es severamente tóxica para las personas, algunos reptiles se alimentan de sus frutos y se alojan en su copa. El contacto con la savia produce una violenta sensación de ardor, inflama los tejidos y provoca ampollas. en la mucosa la sensación es aún más agresiva y es peligroso en el tracto digestivo.

2. Estramonio.

Es una especie de planta angiosperma del género Datura, de la familia Solanaceae. Es una planta venenosa. Se cree que es originaria de México, pero ahora se encuentra naturalizada en zonas templadas de todo el mundo. Contiene varias especies parecidas, todas ellas tóxicas, pero el estramonio es la más extendida.

Los síntomas que aparecen enseguida, después de la ingestión, es sequedad de la boca, trastornos visuales y dificultad muscular. Luego aparecen trastornos de comportamiento y una especie de desorientación. Las alucinaciones son casi constantes, a veces evoluciona hacia la somnolencia y un coma interrumpido.

3. Acónito común.

Es una planta herbácea perenne, lampiña. Tienen una raíz carnosa fusiforme con tubérculos de hasta 15 cm. Las hojas pecioladas y alternas son palmadas profundamente recortadas. Las flores grandes y atractivas de color azul o violeta son de 3 a 4 cm de diámetro.

Se protegen contra los depredadores con cóctel de veneno que contiene acónito. La planta protege su rizoma muy cuidadosamente, pero de hecho todas las partes aéreas también son venenosas.

4. Ageratina altissima.

Las plantas se encuentran erectas o a veces ascendentes. Se encuentran en bosques y matorrales en los que florecen a mediados del verano. Las flores son de color blanco limpio después de la floración.

Contienen la toxina tremetol. Cuando las plantas son consumidas por el ganado, la carne y la leche se contamina con la toxina. El veneno es transmitido a las personas. La intoxicación también se conoce como enfermedad de la leche, ya que a menudo se ingiere la toxina por beber leche.

5. Tejo común o negro.

Su cualidad de ser un árbol perenne, tanto en su aporte como en su longevidad. Le ha valido servir como marca fronteriza y como lugar de reunión. Un árbol que por su follaje verde oscuro puede ser localizado a gran distancia.

Excepto en los arilos, todas las partes del árbol contiene una sustancia tóxica llama taxina. Una mezcla de alcaloides que tiene un efecto cardiotóxico, el cual produce una parálisis en el corazón.

6. Belladona.

Es una especie de arbusto, de la familia Solanaceae. Es nativa de Europa, norte de África y oeste de Asia. Tiene una tolerancia baja a la exposición directa al sol.

El veneno de la belladona afecta el sistema nervioso. En dosis suficientes, paraliza las terminaciones nerviosas de los músculos involuntarios del cuerpo.

7. Adelfa.

Es la única especie aceptada perteneciente al género Nerium. Son árboles o arbustos de hasta 6 metros de altura. Las hojas son linear-lanceoladas, con los nervios muy marcados. Originalmente se encontraba en la cuenca del mar Mediterráneo hasta China. Hoy en día es una planta invasora en Estados Unidos.

Es una planta muy venenosa y totalmente desaconsejada para el uso particular con acciones muy fuertes sobre el corazón. En España, la venta de esta planta al público se encuentra prohibida por razones obvia, su toxicidad.

Los primeros síntomas de intoxicación son gastrointestinales, náuseas y vómitos. Le siguen signos neurológicos, vértigo, ataxia, midriasis. Luego aparecen signos cardiacos, taquicardia, fibrilación auricular y bloqueo con parada cardiaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *