Compañías que colaboraron con Hitler: Parte I

Durante la época del Tercer Reich, existieron un gran número de empresas que vieron cómo prosperaron sus negocios. Es que durante el nazismo muchas de las compañías más populares que todos conocemos hoy colaboraron con la Alemania de Hitler bajo el lema:

“Son sólo negocios”.

Las hay Alemania, las más obvias. Pero en este selecto grupo de compañías que se enriquecieron mientras Hitler hacía campañas por Europa también las habías estadounidenses. Mientras sus fuerzas militares luchaban contra el nazismo algunas empresas del país hacían oídos sordos y anteponen sus intereses económicos.

Algunas de estas empresas fueron:

1. Coca-Cola.

La colaboración de la mítica compañia de bebidas no fue directamente con su producto. Fue con Fanta específicamente. Es que durante el conflicto Coca-Cola jugó sus cartas en ambos bandos. Por un lado y de manera oficial apoyaba a las tropas de Estados Unidos. Pero, por el otro lado, toda una maquinaria por la que mantuvieron una fábrica alemana que exclusivamente lanzaba el producto para los nazis.

2. Hugo Boss.

Desde la década de los 30. El gran diseñador del mismo nombre que se encargó personalmente de realizar los uniformes de las juventudes Hitlerianas y de la SS. Más que económico fue una cuestión de principios, pues Hugo Boss se unió al partido para apoyar la causa.

Pero quizás lo más lamentable es que en un momento llegó a crecer tanto en esto que necesitó traer mano de obra. Es decir, esclavos de Polonia y Francia.

3. Porsche.

El ingeniero austriaco Ferdinand Porsche, fundador de esta firma y de Volkswagen. Estuvo más que involucrado en el lucrativo negocio del nazismo. En este caso y tras mantener varias reuniones con Hitler en 1934 llegan a la idea de que hace falta construir un “coche para el pueblo”. Según explicaría Hitler al ingeniero, él quería que desarrollara un coche que tuviera un diseño aerodinámico.

Con esto hace la aparición el Volkswagen Beetle, quién no sólo fue diseñado para los nazis, sino que su nombre lo propuso que el propio Hitler.

4. Bayer.

Un ejemplo de culpa indirecta. La conocida marca de medicamentos viene de una compañía madre conocida como IG Farben. No solo tenía alianzas económicas con los nazis sino que ayudó en la producción del Zyklon B.

Este Zyklon B es un agente que se utilizó en las cámaras de gas que fueron una pieza importante del Holocausto. Cabe destacar que en 1997, la Bayer emitió una disculpa por los daños que causó su empresa matriz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *