8 órganos que han evolucionado con el tiempo

Los órganos vestigiales son estructuras que aún conservamos como herencia de nuestros ancestros pero que su función original se ha ido perdiendo durante la evolución.


8. Coxis

Aunque hay excepciones, entre las etapas 14 y 22 de la embriogénesis se puede observar una cola que luego se reabsorbe. O sea que el coxis son los restos de una cola.


7. Pezón masculino

Pese a que hay ejemplos de machos de la especie humana que le han dado el pecho a sus hijos (Alexander Von Humboldt refiere de varios casos en Sudamérica) la realidad es que los expertos no se ponen de acuerdo. Solo un macho es conocido por, espontáneamente, tener la capacidad de darle el pecho a sus crías. Se trata de un murciélago de la fruta, el Dyacopterus spadiceus.


6. Tercer párpado

Un párpado translúcido que permite lubricar y limpiar el ojo mientras se mantiene la visibilidad. Aunque la membrana nictitante es una característica fisiológica de ciertos animales, en los humanos y primates existe la plica semilunaris y sus músculos asociados que son homólogos de las membranas nictitantes. La mayoría de las especies de primates poseen la plica semilunaris, solo los lémures y lorisoides cuentan con las membranas nictitantes completamente desarrolladas.


5. Efecto Palmar

Es verdad que no es un órgano, pero es un comportamiento interesante. Un estudio demostró que el 37 % de los niños recién nacidos a los que se les colocaba un dedo o un lápiz en la palma de la mano, la cogía con suficiente fuerza como para sostener su peso. Esta conducta, que en algunos casos se llegó a observar también en la planta de los pies, permanece hasta la 5ta semana. Su explicación estaría en la necesidad de asirse con fuerza a la espalda de la madre cuando, en otros tiempos, era trasladado de árbol en árbol.


4. El apéndice

Actualmente hay quienes señalan su importancia para nuestras defensas, pero quienes no lo tienen jamás han mostrado menor resistencia a enfermedades, sin embargo su función antes era distinta, pues ayudaba en la digestión de plantas ricas celulosa.


3. Músculos de las orejas

Si bien a otros primates el movimiento de las orejas les es muy útil para ubicar sonidos y posibles amenazas en el ambiente, los humanos los tenemos, pero se han atrofiado y apenas si existen algunos privilegiados que pueden mover los pabellones. Lo mismo le ocurre a los chimpancés.


2. Los senos paranasales

Son, básicamente, bolsas de aire en tu cabeza. Según algunos científicos actúan como cámara de resonancia para darle a la voz un tono único o hacen más liviana la estructura ósea del cráneo. Pero estas ventajas, según otros,  no compensan por los dolores que provocan y aseguran que en ciertos dinosaurios podría haber sido útil para determinar la estructura de la cabeza.


1. Muelas del juicio

Claro que los usábamos en nuestros primeros pasos como homínidos, cuando nuestra dieta era mucho más dura y masticar era una tarea fuerte que precisaba de muchos dientes y fuertes mandíbulas, pero los cambios en la alimentación provocaron que estos dientes no fueran tan necesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *